Chris Hadfield Astronauta

Chris Hadfield, el astronauta que conquistó el ciberespacio a ritmo de David Bowie

Por Zuberoa Marcos | 18-07-2016

En 1989 Kevin W. Kelly publicó un libro titulado The Home Planet, en el que recogía los testimonios de varios astronautas después de sus viajes al espacio. El texto es un canto al entendimiento entre los seres humanos y la necesidad de preservar nuestro frágil planeta. El este libro el mexicano Rodolfo Neri-Vela decía: “Desde el espacio me vi simplemente como una persona más entre los millones y millones que han vivido, viven y vivirán sobre la Tierra. Inevitablemente, esto le hace a uno reflexionar sobre su propia existencia y la forma en que debemos vivir nuestras cortas vidas, plenamente, disfrutando y compartiendo”. Y el cosmonauta ruso Fyodor Yurchikhin, después de haber pasado más de 500 días en la Estación Espacial Internacional, en una conferencia que dio en Madrid dijo: “No existe nada comparable a la sensación de ver la Tierra desde el espacio. Cuando estás arriba no ves ninguna frontera. Sólo ves un planeta maravilloso que es nuestro hogar. También te das cuenta de lo pequeño, indefenso y solitario que es”. Parece que ver nuestro planeta desde allá arriba cambia irremediablemente tu forma de pensar. Si creemos a los pocos seres humanos que han tenido la fortuna de vivir esta experiencia, ahora son mejores personas. Más humildes, más solidarias y más generosas. Algunos también se convierten en mejores cantantes…

Chris Hadfield sorprendió al mundo hace ahora tres años cuando en todas las televisiones apareció un vídeo suyo interpretando el “Space Oditty” de David Bowie desde la Estación Espacial Internacional. Flotando en gravedad cero a miles de kilómetros sobre nuestras cabezas, el astronauta canadiense demostró tener, además de un gran sentido del humor, un considerable talento para la música. Desde entonces Hadfield se ha convertido en toda una celebridad: ha publicado dos libros (el tercero está en camino) que se convirtieron en bestsellers del New York Times, su canal de YouTube acumula millones de visualizaciones , y es un reputado conferenciante y divulgador científico.

Hadfield quiso ser un astronauta desde que tuvo uso de razón. Y nada le detuvo a pesar de que, como él mismo escribe en la biografía de su web, “cuando era un niño que crecía en una granja de maíz de Ontario, el salto hasta llegar a convertirme en el primer canadiense en pasear por el espacio parecía inalcanzable”. Canadá no tenía programa espacial y lo más cerca de un vehículo sofisticado que tenía a su alcance era el tractor que conducía su padre. Pero aquello no fue un impedimento. Ahora Hadfield es un astronauta con bigote -no es el único, pero sí el más famoso- y, asegura, “un gran bigote conlleva una gran responsabilidad”. Él no la rechaza y, por eso, ha decidido dedicarse con todas sus fuerzas a convencer a los niños de que cualquier cosa, incluso tripular una nave espacial, es posible si se pone el suficiente empeño en ello (lo del bigote, es accesorio).

Texto: José L. Álvarez Cedena

Temas: Astronomía, Ciencia, Tecnología
Transcripción de la conversación
CHRIS HADFIELD
00:23
Tienes que pilotar la nave, tienes que hacer los experimentos, tienes que hacer tu trabajo. Eso ocupa el noventa y nueve por ciento del tiempo: hacer el trabajo. Pero aún queda algo de tiempo libre para hacer otras cosas. Puedes aprovechar esos momentos para escribir, o tocar música.
CHRIS HADFIELD
01:05
Cualquiera que tenga internet en cualquier parte del mundo, que pueda acceder a las redes sociales, puede empezar a compartir experiencias de primera mano y sin filtro alguno. Ahora nosotros podemos compartir nuestra experiencia directamente. Y además, es parte del trabajo. Quiero enseñarle a la gente, por ejemplo, cómo me corto el pelo, como me lavo los dientes, como voy al baño, como duermo…. Como hago cualquier cosa. Que la gente vea lo que es ser astronauta...
CHRIS HADFIELD
01:38
Me he dado cuenta de que mi pelo está un poco largo... ¡Tiempo de cortárselo!
CHRIS HADFIELD
01:51
Nuestro trabajo no es solo ese, pero creo que es importante inspirar a los jóvenes para que hagan algo distinto con sus vidas; algo más grande de lo que podrían hacer de otro modo. Necesitan la inspiración. Necesitan saber que hay algo más allá del mundo que han conocido hasta ahora.
VIDEO
02:39
- Me gustaría saber... ¿Suena tu guitarra de manera distinta en la Estación Espacial a como suena en La Tierra?
- ¿Echas de menos a tu familia cuando estás en el espacio?
- ¿Sabes si hay alguna cosa viva en el espacio?
- Ridley, es una buena pregunta... Hemos estado buscando...
CHRIS HADFIELD
02:24
Ahora la estación espacial internacional tiene buena conexión y podemos enviar vídeos a la Tierra. Yo cojo mi iPad y hago un vídeo: “Hola, soy Chris Hadfield, me voy a cortar las uñas”. Tengo un vídeo de cierto formato en mi iPad. Ahora, cojo el iPad y lo conecto a un cable que lo transfiere a uno de los ordenadores de la estación espacial y de ahí pasa al área central de memoria. Ya tengo ese vídeo capturado en un núcleo central de memoria que tiene la nave. De ahí pasa a una antena en el exterior de la nave que lo envía hasta un satélite geoestacionario, rebota en ese satélite y llega a unas enormes antenas colectoras que hay en la Tierra, en el observatorio de Nuevo México. Creo que de ahí vuelve a rebotar una vez más, pasa por un desconmutador enorme y se envía hasta llegar por fin a un ordenador en el Centro Espacial Lyndon B. Johnson en Houston, Texas. Es parecido, pero es un poco complicado y requiere mucho esfuerzo, pero yo creo que vale la pena.
CHRIS HADFIELD
03:26
Uno de los logros técnicos más significativos de toda la historia de la humanidad fue el primer alunizaje; el primer humano en la luna. Lo que lo hizo tan significativo fue que se emitió en directo en todo el mundo. Sin filtros, sin producción, sin posproducción: lo que pasó, pasó. Creo que eso fue lo que le otorgó tanto valor histórico. El gran impacto de la tecnología en cuanto a la mejora de las comunicaciones es que permite absorber y modificar nuestro comportamiento a partir de algo que está muy lejos. Así, la gente puede ponerse límites mucho más lejanos, y puede tomar ahora otras decisiones sobre lo que quieren hacer con su vida y sobre cómo cambiar quiénes son.

Chris Hadfield

Astronauta

Astronauta