Nolan Bushnell Fundador de Atari

El padre de los videojuegos y primer jefe de Steve Jobs: “Estamos en el mejor momento para innovar”

Por José Carlos Rodríguez | Juanlu Ocampos | 14-11-2016

Entre los logros que Nolan Bushnell, fundador de Atari, ha acumulado a lo largo de su vida (y no han sido pocos) hay uno que todavía se le resiste. En 2008 la revista Wired publicó un artículo en el que anunciaba que una película sobre su historia sería rodada muy pronto y que el encargado de interpretar al que muchos consideran creador de la industria de los videojuegos sería Leonardo DiCaprio. El proyecto, que según Bushnell declaró en una entrevista el año pasado todavía sigue en pie, se ha retrasado tanto que a DiCaprio le ha dado tiempo incluso a ganar un Oscar. Aunque al diseñador de juegos míticos como Pong le hiciera ilusión verse reflejado en la gran pantalla, seguro que un tipo que ha fundado más de 20 empresas -muchas de ellas sin éxito- también puede superar esta decepción.

Bushnell sabe lo que es comenzar una empresa con un puñado de dólares en el bolsillo y convertirla en un negocio que genere miles de millones en beneficios. Lo hizo con Atari en una época en la que la tecnología era un lujo al alcance de muy pocos. El secreto, como explica en su libro Finding the Next Steve Jobs, está en las ideas: “La creatividad es el motor de toda compañía. Donde todo comienza, donde la energía y el movimiento se generan. Sin esa primera carga de creatividad, nada puede suceder”. Una de las mejores cualidades de Bushnell es, y de la que presume a menudo, es reconocer el talento cuando lo tiene delante. Fue lo que sucedió cuando fichó para Atari a un melenudo Steve Jobs y, aunque posteriormente dejara ir al fundador de Apple, siempre ha considerado que él también ha jugado un papel importante en el éxito de la compañía de la manzana.

Talento y pasión, unidos a grandes dosis de esfuerzo, son las tres claves que necesita alguien que quiera emprender un proyecto, asegura Bushnell, quien no hace concesiones a la pereza. Tanto es así, que en una entrevista a la BBC se mostraba muy crítico con la falta de aspiraciones de aquellos que no se esfuerzan: “Siempre he valorado a la gente apasionada con su trabajo por encima de todo. Pero sucede que hay un gran porcentaje de la población que están muertos. Ellos no lo saben pero, en términos de proceso, sólo están esperando a ser enterrados”.

Después de haber triunfado -tanto como para dejar crecer su ego demasiado: “cuando tenía 35 años era insoportable. Creía que no podía hacer nada mal y me volví insoportable”- y fracasado muchas veces, Bushnell sigue sin rendirse. Cree que estamos viviendo una excelente etapa para la innovación y que los jóvenes emprendedores con buenas ideas lo tienen ahora más fácil que a comienzos de los ochenta, cuando él fundó Atari. En la actualidad, está volcado en Brainrush, una compañía de videojuegos educativos con sede en Los Ángeles, desde la que quiere impulsar una técnica basada en el juego que, asegura, acelera el ritmo del aprendizaje:  “la educación actual debería centrarse en promover el optimismo. Tú puedes hacerlo”. Un mensaje esperanzador en tiempos convulsos.

Edición: Juanlu Ocampos | David Castañón
Texto: José L. Álvarez Cedena

Temas: Educación, Emprendimiento, Tecnología, Videojuegos
Transcripción de la conversación
NOLAN BUSHNELL
00:25
Yo estudiaba Ingeniería Eléctrica en la universidad, pero en los veranos trabajaba en los juegos de feria de un parque de atracciones.

Yo conocía la rentabilidad del negocio de las máquinas recreativas, y justo en esa época se empezaban a conectar pantallas a los ordenadores. Yo sabía que si a esa pantalla le ponía una ranura para monedas, la gente lo jugaría en los recreativos. Pero a veinticinco céntimos la partida, un ordenador de un millón de dólares no salía rentable en aquel momento. Pero yo pensé: “Algún día el coste de los ordenadores será suficientemente bajo como para ser viable”. Y así fue tres años después.
NOLAN BUSHNELL
01:17
Seguramente, lo más difícil era crear una empresa sin dinero. Atari comenzó con un capital de quinientos dólares, hasta que acabamos ganando treinta millones en ventas.

Steve Jobs trabajó para mí. Cuando decidió crear Apple, él quería que yo fuera su primer inversor. Me ofreció un tercio de Apple Computer por cincuenta mil dólares. Yo tenía el dinero, y lo estuve considerando, pero lo rechacé. Mirando atrás, fue un gran error.
NOLAN BUSHNELL
02:12
Me alegra mucho ver que en la actualidad hay un sistema para incubar startups que está creciendo en todo el mundo. Yo creo que estamos entrando en la era dorada del emprendimiento. En los próximos diez años, el sesenta o el setenta por ciento de los puestos de trabajo que se creen, los crearán pequeñas empresas.

Hay varias razones por las que hay más startups. En primer lugar, la tecnología permite crear diez veces más rápido un producto que lo que se podía en mi época. Entre los emprendedores hay una creencia extendida, debido a todos los grandes éxitos que hemos visto, de que en lugar de ser una inversión alocada, ahora es una inversión muy racional. Por eso hay mucho más dinero disponible para las nuevas startups.
NOLAN BUSHNELL
03:17
Mucha gente joven, hoy día, cree que puede triunfar. Esa mentalidad solía ser todo lo contrario. Cuando creé Atari, yo era un veinteañero. Y no había ninguna otra compañía dirigida por veinteañeros.

A la pregunta de si estamos ahora en la gran era de la disrupción, la respuesta es un rotundo sí.

El transporte seguramente será lo que más se transforme. Los coches autónomos, solo en Estados Unidos, generarán una pérdida de entre quince y veinte millones de puestos de trabajo.
NOLAN BUSHNELL
04:02
La educación es, seguramente, el sector que menos se ha beneficiado de la tecnología. Yo estoy convencido de que si todo el mundo utilizara software de BrainRush, se podrían completar los cuatro años del instituto en seis meses, con mejores retentivas. Casi todo el desempleo que hay en el mundo, es causado por la discordancia entre la educación de la gente y los trabajos disponibles.

La educación actual debería centrarse en promover el optimismo. “Tú puedes hacerlo”. Si eres un vago no, pero si te esfuerzas sí. Mis padres me decían que podía conseguir cualquier cosa que me propusiera, si estaba dispuesto a esforzarme más que nadie.

Nolan Bushnell

Fundador de Atari

Fundador de Atari