Guillem Anglada-Escudé Profesor astrofísica en la Univ. Queen Mary

Guillem Anglada-Escudé, el descubridor del exoplaneta más cercano a la Tierra

Por Maruxa Ruiz del Árbol | 22-02-2017

Guillem Anglada-Escudé lleva toda la vida explorando el cielo más allá del sol y sus planetas. 

Su exploración le llevó en 2016 al hallazgo excepcional de Próxima B, el exoplaneta más cercano a la Tierra, que se ha convertido en la última gran esperanza de encontrar vida en el universo. “Planetas nuevos se encuentran muchos últimamente, la importancia de Próxima B es que es el exoplaneta más cercano a la Tierra y que podría ser habitable”, explica. Este mismo miércoles la NASA dio una rueda de prensa para informar de nuevos hallazgos sobre exoplanetas. Se trata del descubrimiento de un sistema estelar con siete planteas con una configuración muy parecida al de la Tierra, a unos 40 años luz de nosotros. Pero Próxima B es especial. 

Así como la Tierra orbita al Sol, Próxima B orbita a su estrella, Próxima Centauri y es sólo un poco más grande que nuestro planeta. En términos estelares, Próxima B es una vecina muy cercana a la Tierra. Está a 4,2 años luz y sus características indican que podría llegar a tener agua y una atmósfera. Una de sus características especiales es que tiene una cara permanentemente de día y otra en eterna penumbra. La comunidad científica dice que esto no tiene por qué ser un impedimento para encontrar vida puesto que podría haber organismos distintos, adaptados a las diversas condiciones en la parte luminosa y en la zona oscura. 

Este importante hallazgo le ha valido a Anglada – Escudé numerosos reconocimientos, entre otros estar en la lista de los diez científicos más relevantes de 2016 según la revista Nature. Pero él insiste en recalcar que el mérito es compartido con su equipo y que lo mejor de la notoriedad que ha adquirido recientemente es que le permitirá seguir estudiando Próxima B. Hace mucho que se fue de Terrasa, donde nació, y ha vivido en Estados Unidos, Alemania y, actualmente, en Londres donde es profesor de Astrofísica en la Universidad Queen Mary. “Mi pareja es biofísica y vivimos allí donde podemos trabajar”.

Ahora Anglada – Escudé se centra en caracterizar el planeta, en descubrir si hay agua, atmósfera o gases como el metano que serían indicativos de que, quizá, la Tierra no sea la el único lugar habitado en el universo. 

Edición y texto: Maruxa Ruiz del árbol | David Giraldo

Temas: Astronomía, Ciencia, Espacio, Investigación
Transcripción de la conversación
GUILLEM ANGLADA
00:00
Un exoplaneta es un planeta como los nuestros pero que está orbitando otra estrella. En vez de decirles planetas, para remarcar que no están en el Sistema Solar pues se le pone el ‘exo’ delante.

¿Por qué debe de preocuparnos o no que este planeta esté allí y sea habitable o no? Esto viene a responder la pregunta de si estamos solos en el universo, si la tierra y la vida es un fenómeno común o realmente somos algo muy especial. Ahora, casi cada dos semanas tienes un nuevo planeta, o incluso uno potencialmente habitable.

La ventaja de Próxima B es que Próxima Centauri es la estrella más cercana al sol y, además, resulta que el planeta es pequeño y está en la zona habitable de la estrella, donde puede haber agua líquida en la superficie.
GUILLEM ANGLADA
01:25
El planeta no lo hemos visto aún. Lo hemos detectado de forma indirecta. Sabemos que está ahí por la forma como se mueve la estrella. El método que utilizamos se llama método de la velocidad radial o método Doppler y, básicamente, consiste en ver cómo se mueve la estrella. Si la estrella no tiene ningún planeta alrededor, la estrella se está quieta.

Si hay un planeta, la estrella empuja, tira un poco de la estrella a medida que orbita alrededor de la estrella. Y ese movimiento, que es muy pequeño, es lo que medimos. Lo medimos mirando al espectro. La luz que nos llega de la estrella se separa en colores y se monitoriza. Esa luz varía muy poquito y de forma periódica. Si tienes un planeta alrededor, vas viendo este movimiento de vaivén. Cada once días hace lo mismo: se acerca y se aleja, se acerca y se aleja. Eso, repetido durante el tiempo es lo que nos da la pista de que hay un planeta.
GUILLEM ANGLADA
02:15
Lo que vamos a intentar ahora es caracterizar el planeta. Lo primero que tenemos que saber, por ejemplo, es si el planeta transita por delante de la estrella. Si tenemos suerte, la órbita estará inclinada justo con nuestra visual y entonces el planeta pasa por delante de la estrella cada vez que hay una órbita. Si eso ocurre, es más fácil caracterizarlo porque la luz de la estrella cruza la atmósfera del planeta y entonces imprime el espectro de sus moléculas y podemos, a través de esa luz que pasa a través de la atmósfera, podemos decir qué tipo de gases o qué tipo de planeta es.

Si se encontrara que transitara, en pocos meses podríamos empezar a explorar la atmósfera de este planeta. Si no transita pues…vamos a tardar unos años.
GUILLEM ANGLADA
03:00
El siguiente paso es obtener información directa del planeta para saber si tiene atmósfera, si tiene agua y, eventualmente, si hay moléculas parecidas a las que hay en la tierra. Son lo que llamamos biomarcadores, que te indican que hay actividad biológica. Hay ciertas combinaciones que se sabe que si se detectan van a ser evidencia muy fuerte de que haya vida.

El siguiente paso es intentar ir allí y verlo. Pero eso es otra historia, ahí es otra aventura. Para llegar a Próxima Centauri con la tecnología que tenemos estamos hablando de decenas de miles de años.
GUILLEM ANGLADA
03:33
Hay una fundación que se llama Break Trough Foundation. Hicieron una iniciativa que se llama Starshot Initiative que consiste en intentar diseñar unas sondas muy ligeras con la tecnología que tienen los móviles pero incluso más compacto. Que pesen uno o dos gramos, junto con una vela solar. Entonces con un láser impulsas esa vela y en principio puedes llegar a velocidades muy altas, al 20% de la velocidad de la luz. Eso significa que si próxima está a cuatro años luz, al 20%, en 20 años puedes llegar.

La idea de esta gente es que, antes de que se mueran ellos querrían que se hubiera llegado. Su plan es, en 20 años desarrollar la tecnología, y otros 20 para llegar a Próxima Centauri o Alfa Centauro o otras estrellas cercanas. No es muy grande. Más tiempo se tarda en construir una catedral, por ejemplo La Sagrada Familia.

Guillem Anglada-Escudé

Profesor astrofísica en la Univ. Queen Mary

Profesor astrofísica en la Universidad Queen Mary