Eric Romo Fundador y CEO AltSpaceVR

Los avatares interactivos que veremos en nuestros perfiles de redes sociales

Por Iván F. Lobo | Juanlu Ocampos | 18-01-2017

Son muchos los que piensan que este viernes, 20 de enero de 2017, el mundo va a cambiar. Donald Trump tomará posesión de su cargo como presidente electo de los Estados Unidos en una ceremonia que tendrá lugar en el Capitolio de Washington. Frente al edificio que alberga las dos cámaras del Congreso, Barack Obama hará entrega de su cargo, inaugurando así una nueva etapa que algunos auguran catastrófica. Pero más allá de las repercusiones políticas o económicas que tenga este acto en el futuro, es indudable que se trata de un evento histórico al que sólo asistirán un puñado de invitados… y algunos avatares (algunos con aspectos bien curiosos) congregados desde cualquier lugar del mundo. Cualquiera puede sumarse a este peculiar grupo, para ello basta con descargarse la aplicación diseñada por AltspaceVR, crear un avatar y apuntarse al evento ya organizado. Quién sabe qué tipo de personas puede uno encontrar en un acto como este. Lo que es seguro es que existirá la posibilidad de relacionarse con gente nueva de cualquier lugar del planeta y participar en una experiencia que para John Patrick Pullen de la revista Time representa la “cura de la soledad digital. Altspace están haciendo algo profundo, porque puedes encontrarte con tus amigos sin importar su localización en el mundo real”.

Esa dimensión social de la realidad virtual es la que interesa a Eric Romo y Gavan Wilhite, fundadores de Altspace. Lo que buscan es facilitar a los usuarios la posibilidad de compartir experiencias de una forma tan natural a como se hace en el mundo real. La clave, aseguran, es que la VR posibilita una serie de elementos, como el contacto visual o el lenguaje corporal, que se pierden cuando utilizamos otros canales como el teléfono o la videoconferencia. “La gente suele pensar que la realidad virtual es algo que puede aplicarse en los videojuegos o en el entretenimiento, pero yo creo que la VR es una tecnología fundacional. Algo parecido lo que sucede con los smartphones o Internet”, asegura Romo.

Tratándose de un campo con esa inmensa capacidad de expansión, no es extraño que Eric Romo, un científico inquieto, haya terminado fundando una compañía dedicada a la realidad virtual. Formado como ingeniero en Stanford, Romo trabajó en SpaceX (la empresa aeroespacial de Elon Musk que pretende llegar a Marte) y en energías renovables antes de poner sus ojos en la realidad virtual. Y, aunque en las renovables Romo encontró una de sus pasiones, en su camino se cruzó un libro que sería definitivo para inclinarse hacia nuevos campos. Ese texto era El cerebro se cambia a sí mismo (del profesor de la universidad de Columbia Norman Doidge), en el que se documentaban casos clínicos reales en los que pacientes con daños neurológicos habían experimentado progresos asombrosos gracias a la neuroplasticidad, un concepto hasta entonces casi desconocido. “Aquella lectura me hizo pensar, contó después Romo a la revista Forbes, ¿podemos enseñar a nuestro cerebro a interactuar con otros periféricos o sensores o lo que sea? Porque la realidad virtual es exactamente eso: dar al cerebro una serie de inputs diferentes a lo que él sabe usar de forma natural, pero sabiendo que conseguirá adaptarse y evolucionar con el tiempo”.

De momento Altspace busca proporcionar a sus usuarios experiencias compartidas (conciertos, monólogos, clases de idiomas, eventos deportivos, debates políticos o simplemente ver juntos vídeos en YouTube) aprovechando todo el potencial de la realidad virtual, aunque en el futuro estas experiencias se harán más ricas y complejas. Sin embargo Romo no se atreve a pronosticar cómo será la VR dentro de algunos años: “estas tecnologías tendrán un crecimiento orgánico. Iremos mejorándolas paso a paso, poco a poco. No vendrá alguien escondido en un laboratorio de investigación decidiendo qué se debe hacer para después mostrarlo al resto del universo”.

Edición: Juanlu Ocampos | Cristina del Moral
Texto: José L. Álvarez Cedena

Temas: Realidad Virtual, Redes Sociales, Tecnología
Transcripción de la conversación
ERIC ROMO
00:21
Actualmente, la gente piensa en la realidad virtual como algo que solo sirve para los juegos o el entretenimiento. Creo que en un par de años pensaremos en la realidad virtual como una tecnología fundamental, como pensamos hoy en día en los smartphones o en Internet.

Una de las categorías más populares ahora mismo en Altspace es la de eventos en directo. La gente se reúne al mismo tiempo, de forma sincrónica, para vivir una experiencia. Hemos realizado una colaboración con NBC News, donde la gente se reúne para hablar de política con algún experto, por ejemplo, personalidades de NBC News, MSNBC y otras cadenas de noticias que se juntan para hablar con los usuarios y responder a sus preguntas.
ERIC ROMO
01:41
También hacemos muchos eventos de comedia. Reunir a gente para que se ría es probablemente lo más divertido que hemos hecho. Aquí, los cómicos están en el mundo virtual contigo, no es un vídeo grabado, están contigo. También hemos tenido DJ’s, grupos musicales, charlas tipo TED… Básicamente, cualquier evento al que asistirías en el mundo real donde hay una persona o un grupo de gente al que el público dirige su atención. Esto ha funcionado muy bien en Altspace.

Creo que las empresas de mundos virtuales se suelen centrar más en permitir la creación, en permitir a los usuarios que creen nuevos lugares, nuevas identidades, ropa… Nosotros nos centramos más en la experiencia comunicativa, en cómo conectarte a ti con alguien a quien quieres de la manera más sencilla posible y que podáis hacer cosas divertidas y enriquecedoras juntos.
ERIC ROMO
03:27
Si vemos la realidad virtual como un medio, como un espacio donde crear contenido, aporta dos elementos importantes que otros medios como el videochat o las llamadas telefónicas no tienen: uno es el concepto de la comunicación no verbal. Desde poder establecer contacto visual, hacer gestos, señalar con el dedo, hasta saber a qué distancia estamos entre nosotros. El segundo es la capacidad de interactuar unos con otros y con lo que hay dentro del espacio de una forma más profunda.

Interactuar con avatares ya es más natural de lo que mucha gente cree. Existe un fenómeno llamado “valle inquietante” por el cual si un avatar parece demasiado realista, pero no lo es del todo, no nos gusta interactuar con ellos. Mientras que, si los avatares parecen más abstractos, más estilizados, si se nota que no son humanos pero parecen personas, por cómo se mueven, por cómo parpadean, entonces nos sentimos muy cómodos interactuando con ellos.
ERIC ROMO
04:26
Creemos que el crecimiento de esta tecnología será sobre todo orgánico. Irá creciendo a base de pequeños pasos de mejora, no gracias a que alguien la esconda en un laboratorio, decida lo que va a hacer y luego la presente al mundo.

Queremos centrarnos en lo que creemos que es necesario: ¿Cómo brindarles a los usuarios algo que mejore sus vidas ahora mismo, hoy? Sin guiarnos por una visión de cómo será el mundo en veinte años, sino con las tecnologías que tenemos hoy y los problemas que podemos resolver.

Eric Romo

Fundador y CEO AltSpaceVR

Fundador y CEO AltSpaceVR