David Gascón CTO y cofundador de Libelium

¿Podrá Internet oír, tocar y ver a través de sensores?

Por Malu Barnuevo | 22-02-2016

En una entrevista para la revista JotDown publicada en enero de 2014, David Gascón, cofundador de Libelium, realizaba unas declaraciones poco habituales para un empresario: “Lo más bonito de mi empresa es que me ha permitido crecer mucho culturalmente. Quiero decir que si tengo que monitorizar el sonido no me vale con medir los decibelios, tengo además que entender los armónicos, qué ondas son, cómo se transmite. Se trata de discriminar, a la vista de los valores, el continuo de lo finito”. En un tiempo en el que lo normal es escuchar a quienes montan empresas hablar únicamente de dinero y balances, resulta extraño que uno de ellos valore el enriquecimiento cultural. Lo cierto es que Gascón, al igual que su compañera Alicia Asín, no es un empresario al uso. Desde Zaragoza Libelium ha conquistado el mercado internacional con el diseño y fabricación de unos sensores que miden, monitorizan y envían cualquier tipo de señal.

Alicia y David son exploradores tecnológicos. Y como tales exploradores, no tienen miedo al riesgo. Es más, disfrutan afrontando retos y jugándosela en el intento. Fue una de estas apuestas, la que les catapultó al éxito; llegó después del accidente de la central nuclear de Fukushima. En medio del caos y de las informaciones contradictorias que difundía el gobierno japonés, Libelium paralizó todos sus proyectos y comenzó a pensar y producir unos sensores capaces de medir los índices de radioactividad de la zona para enviar esos datos a Internet. Con la ventaja de que sus dispositivos -del tamaño de una tarjeta de crédito- evitaban cualquier riesgo para los operarios, puesto que podían ser lanzados desde un helicóptero. Los resultados fueron tan precisos que poco después la NASA incluyó unos sensores similares en un satélite para medir las radiaciones solares en el espacio.

En nuestro planeta las aplicaciones de los productos de Libelium son más prosaicas pero no menos importantes. Gracias a sus sensores se pueden prevenir incendios forestales, gestionar el aparcamiento en grandes ciudades, medir la salud estructural de un edificio, o racionalizar el consumo de energía eléctrica entre otras muchas utilidades. Gascón lo explica con una frase que, en su sencillez, disfraza lo complejo del envite: “queremos dotar de sentidos a Internet. Que pueda ver, oler y tocar”.

Texto: José L Álvarez Cedena

Temas: Internet of Things, Sensores, Smart Cities, Tecnología
Transcripción de la conversación
D. GASCÓN
00:15
¿Qué es lo que está dando el internet de las cosas ahora que hace años no podía dar? Internet siempre había sido un mundo donde personas se interconectaban, enviaban mensajes, subían webs que la gente veía, podías bajar información: era una gran biblioteca; pero queríamos que fuera más allá, que pudiera sentir qué estaba pasando en el mundo. Entonces decidimos implementar sensores que pudieran dotar de sentidos a internet, y que internet fuera capaz de ver, de sentir, de oler, de tener tacto incluso.

Entonces empezamos a crear dispositivos como Waspmonte, que es el core de la tecnología que hemos desarrollado, que lo que nos permite es captar información de sensores, enviarla con radios en tiempo real a internet y que en allí se almacene, de forma que podamos ver datos de diversas situaciones a lo largo de todo el mundo, en tiempo real y desde el teléfono móvil, por ejemplo.
D. GASCÓN
01:09
Hemos hecho una plataforma horizontal. Esto lo que quiere decir es que, en vez de especializarnos en calidad del aire, calidad del agua o ciudades inteligentes, hemos hecho una tecnología base que nos permite utilizarla para diferentes aplicaciones. Por ejemplo, en el norte de España tenemos algunas redes de incendios forestales. Se colocan los sensores en las copas de los árboles, en las ramas, y sabes si hay algún conato de incendio mediante la monitorización de niveles de CO, de combustiones.
D. GASCÓN
01:32
Cuando pasó el accidente de Fukushima, vino el tsunami y la central se vio deteriorada, empezó a escaparse radiación, lo que hicimos fue crear un modelo especial de este sensor que lo que permitía era medir niveles de radiación en cualquier lado, de forma que los nodos pudieran ser distribuidos mediante un helicóptero o lanzarlos desde un coche, y que esa información nos llegara en tiempo real al centro de control, de modo que no tuviera que ir un operario a las cercanías de la central a medir.
D. GASCÓN
02:00
A raíz de este proyecto, las agencias JAXA y NASA se enteraron de que habíamos hecho una tecnología que era capaz de monitorizar en cualquier entorno los niveles de radiación, al fin y al cabo, la radiación nuclear es muy parecida a la que el sol nos está enviando cuando hay una tormenta solar, y decidimos, a través del proyecto Ardusat, incluir estos sensores en un microsatélite, que se lanzó desde la Estación Europea y lo que hace es orbitar alrededor de la Tierra, y medir en todo momento los niveles de radiación solar que llegan a la Tierra.
D. GASCÓN
02:48
La ciudad nos va a ayudar a tener una vida más eficiente. En el corto plazo, las carreteras ya están conectadas, las farolas ya están conectadas, para que sean capaces de encenderse sólo cuando se necesita, no cuando llega una determinada hora, y de quince a veinte años vamos a ver, no millones, sino billones de sensores que interconectan prácticamente cualquier elemento de la ciudad.
D. GASCÓN
03:11
¿Por qué vas a regar un parque, o no un parque, sino una zona determinada de un parque si hay humedad en la tierra? Esto, a través de sensores, se puede medir. Por ejemplo, hemos hecho una plataforma que se instala bajo el asfalto y que permite monitorizar cuando un coche aparca.

¿Cuál es el impacto de una tecnología de aparcamiento inteligente, lo que se denomina smart parking, en una ciudad? Pues aparte de que reduces emisiones de CO2, que eso a la gente le puede importar más o menos, les estás haciendo que ahorren en tiempo y gasolina, y eso sí es algo que incide directamente en la vida de las personas. Y son pequeñas cosas que van haciendo que la ciudad mejore, sobre todo de cara a los ciudadanos.

David Gascón

CTO y cofundador de Libelium

CTO y confundador de Libelium