Barry Threw CEO del proyecto NewPalmyra

Reconstruir la ciudad de Palmira gracias a Internet

Por Noelia Núñez | 08-03-2017

No se equivocó Jeremías en su labor profética cuando aventuró “se ha postrado Bel”, y también “está avergonzado Bel, destrozado Merodac; han sido avergonzadas sus imágenes, destrozados sus ídolos”. Acertaba en lo que iba a ocurrir, pero se equivocó en quien sería el brazo ejecutor. Puesto que no hubo nada divino en la caída del templo de Bel, un tesoro arquitectónico único en el mundo, erigido hace 2.000 años en Palmira, situada en el centro de Siria. Lo que destrozó los muros del templo fue la brutalidad del ISIS, sus bombas y su aberrante decisión de borrar las huellas de todo lo que ellos consideran herético. Palmira, la antigua maravilla conservada en el desierto sirio, capital de un imperio y Patrimonio de la Humanidad desde 1980, está siendo reducida a ruinas por culpa de una guerra salvaje que dura demasiado tiempo y ha costado demasiadas vidas.

Ante el casi medio millón de muertes que citan algunas fuentes y los cinco millones de desplazados que llaman a las puertas de Europa en medio de la desesperación, que un enclave arqueológico sea destrozado parece casi un mal menor. Pero no lo es, porque la memoria tiene un valor simbólico, y preservar los lugares por los que la reina Zenobia paseó su esplendor es también un acto de resistencia frente a la barbarie. Es imposible retrasar el reloj y que los escombros vuelvan a ser lo que fueron, pero hay quienes, en un modesto acto de rebeldía, pretenden mantener viva la esplendorosa Palmira a través de las nuevas tecnologías. #NewPalmyra es un proyecto arqueológico digital cuya comunidad internacional recoge datos de la ciudad Siria y los analiza para reconstruir en un entorno virtual la ciudad. Los modelos se realizan con programas de código abierto y son exhibidos en museos e instituciones de todo el mundo, al tiempo que se realizan talleres. El objetivo es celebrar el patrimonio cultural sirio que está siendo arrasado, como una forma de crear conciencia frente a la destrucción y la ignorancia. Al frente de este proyecto en el que participan diseñadores, programadores, arqueólogos y arquitectos se encuentra Barry Threw, quien explica la misión en la que se ha embarcado la comunidad: “Durante milenios, la antigua ciudad siria de Palmira fue una encrucijada vital del comercio y la cultura. Hoy estamos asistiendo a la destrucción sinsentido de este tesoro arqueológico por parte del ISIS; esto debería ser una llamada de atención para todo el mundo para preservar el patrimonio cultural de Siria. Al compartir los datos y fomentar su uso en exploraciones creativas, esperamos promover el entendimiento cultural”.

Threw es en la actualidad el director interino de #NewPalmyra, puesto que el primer impulsor de este proyecto de digitalización -antes incluso de que la guerra comenzara- fue el activista sirio Bashil Khartabil, hoy encarcelado por el gobierno sirio y en paradero desconocido. #NewPalmyra es el mejor homenaje que se le puede hacer a un defensor de la libertad en Internet, y Threw cree, además, que su creación “no acabará nunca”. Justo lo contrario de lo que debería ocurrir con esta y con todas las guerras.

Edición: Noelia Núñez | Cristina del Moral
Texto: José L. Álvarez Cedena

Temas: Arte, Cultura, Tecnología

Barry Threw

CEO del proyecto NewPalmyra

CEO del proyecto NewPalmyra