Sugata Mitra Profesor de tecnología de la educación

Sugata Mitra, uno de los grandes revolucionarios digitales de la educación

Por Malu Barnuevo | 03-08-2016

El famoso proverbio africano que dice “Para educar a un niño hace falta la tribu entera” hunde sus raíces en la filosofía del Ubuntu, palabra proveniente de las lenguas zulú y xhosa, que ha sido traducida habitualmente como “yo soy porque nosotros somos”. O, dicho de otra forma, el ser humano necesita de los otros para crecer y realizarse plenamente: no hay progreso si no es de todos y para todos. Aunque con demasiada frecuencia este tipo de conceptos caen en las redes de los nuevos gurús del desarrollo personal, esa querencia de los vendehumos hacia cualquier cosa que les sirva para rellenar su discurso hueco, no resta verdad a una sabiduría que ha iluminado a numerosos pueblos y sociedades a lo largo de la historia. Por eso está bien volver la mirada a la tribu y a las posibilidades que ofrece el conjunto. Y adaptar ese mensaje a estos nuevos tiempos en los que la tecnología pone frente a nosotros tantas posibilidades como confusión.

Sugata Mitra se preguntó un día qué pasaría si esa tribu encargada de educar estuviera compuesta únicamente por niños. Si los responsables de que un pequeño aprendiera y avanzara fueran sus iguales y no un maestro investido de grave autoridad. Un aula regida por las normas de Pippi Langstrump: con los niños erigidos en protagonistas absolutos, marcando sus propias reglas y compartiendo lo aprendido entre ellos. Su inspiración podría resultar en el caos absoluto o en una pequeña maravilla, auto organizada y generosa. La demostración práctica de sus teorías vino en 1999 de la mano de una asombrosa experiencia que denominó “Hole in the Wall” (agujero en el muro). Mitra colocó en Kalkaji, un barrio deprimido de Nueva Delhi, un ordenador personal y permitió que los chicos del vecindario experimentaran con él sin darles indicación alguna. El resultado fue sorprendente: muy pronto aprendieron el funcionamiento básico de la computadora, se organizaron de forma espontánea y compartieron sus conocimientos. Los que avanzaban más rápido enseñaban al resto convirtiendo aquel ordenador en lo que Nicholas Negroponte bautizó como “pizarra compartida” con la que los chicos de los barrios más pobres podían “expresarse, aprender, explorar juntos y tener fantásticas ideas”.

Aquel experimento que Sugata Mitra hizo crecer hasta instalar ordenadores en distintos barrios y ampliar el proyecto a varios países, le convirtió en una celebridad. Sus ideas acerca del aprendizaje no invasivo y la necesidad de replantear el rol del profesor calaron en muchos lugares del mundo. Tanto, que en noviembre de 2013 la revista Wired dedicaba su portada a una chica mexicana, Paloma Noyo, a la que bautizó como la “próxima Steve Jobs” y que era producto del método de Mitra aplicado por un profesor de Matamoros (una pequeña ciudad en la frontera con Estados Unidos). Ese mismo año Sugata Mitra recibió el premio TED y en una de sus conferencias reveló que su deseo “es ayudar a diseñar un futuro del aprendizaje mediante el apoyo a los niños de todo el mundo para aprovechar su asombroso potencial y capacidad para trabajar juntos”. El suyo es el sueño de igualar las oportunidades; ojalá muchos quieran compartirlo.

Edición: Maruxa Ruiz del Árbol / Douglas Belisario
Texto: José L. Álvarez Cedena

Temas: Educación, Tecnología
Transcripción de la conversación
SUGATA MITRA
00:24
“El agujero en la pared” fue básicamente un experimento accidental porque no tenía ni idea de hasta dónde iba a llegar. Si me hubieran dicho que ese proyecto llegaría a cambiar el sistema educativo, habría dicho: “anda ya, eso es imposible”. Lo que descubrimos es que pueden averiguar casi cualquier cosa por sí mismos si se les proporciona internet. Empiezan a pasárselo bien toqueteando el ratón y el teclado en cuestión de minutos. Comprenden lo que pueden hacer con el ratón y el teclado, arrastrar o descargar, en cuestión de un día o dos. Aprovechar realmente la utilidad del ordenador, les lleva un mes o dos.
SUGATA MITRA
01:10
Esto fue lo que llevó al entorno de aprendizaje auto-organizado, que se basa fundamentalmente en dar acceso a Internet a los niños en grupos, los grupos son muy importantes, todo esto funciona en grupos, y se les da una pregunta pero no se les guía.
Subtítulo 1:34 Haced vuestros propios grupos, podéis cambiar de grupo, podéis cambiar de grupo y mirar el trabajo de otros compañeros. Es todo menos una clase, ¿Verdad?
SUGATA MITRA
01:43
Tiene que ser visible para todos, la pantalla debe ser lo suficientemente grande para que cualquiera pueda ver lo que está pasando. Eso es muy importante porque introduce el control social. Es una forma muy barata de controlar lo que están haciendo los niños. Y surge la pregunta: ¿Quién les enseña? Y, evidentemente la respuesta es: Nadie. Ningún ser humano.
SUGATA MITRA
02:10
Es una alternativa viable a la enseñanza tradicional. Obviamente, si tienes un profesor de matemáticas maravilloso, pues perfecto, que enseñe matemáticas, no tengo ningún problema. Pero no hay tantos profesores maravillosos. El papel del profesor es, en primer lugar, posibilitar ese entorno. Ya sea en un colegio o no, montar ese entorno caótico de la auto-organización. Su segunda labor es plantear la pregunta. No puede simplemente entrar en el aula, escribirla en la pizarra y decir: “responded a esto”. Eso es aburrido.
SUGATA MITRA
02:50
Internet ya ha cambiado por completo la enseñanza, a pesar de que muchos colegios no permiten que haya Internet. Si vas caminando por cualquier ciudad, verás que la gente, sobre todo la gente joven, mira constantemente el móvil. Las generaciones más mayores, piensan que es una pérdida de tiempo, y yo creo que se equivocan. En mi opinión, lo que hacen es aprender constantemente. Es un proceso de aprendizaje continuo que se extiende durante todo el día: mientras estamos despiertos, aprendemos. Ese gran impacto que ha tenido en la enseñanza no se ha introducido en las instituciones educativas. Si estuviera permitido, la actitud de los profesores con respecto a Internet tendría que cambiar. Deberían empezar a animar a los niños a usar Internet de manera eficaz. Esto es algo que todos los padres y profesores deberían estar haciendo actualmente: animar a los niños a que usen Internet de forma responsable y eficaz. No lo estamos haciendo y es muy extraño; que eso que utilizan todo el rato, eso que todos utilizamos, tengamos que aprenderlo por nuestra cuenta en la calle. No tiene sentido. Yo siempre digo que si se introduce Internet en los exámenes, todo el sistema cambiará.

Sugata Mitra

Profesor de tecnología de la educación

Profesor de tecnología de la educación